Joan Jett: “Crecí en un mundo en el que nos decían que las chicas no podíamos tocar rock&roll”.

El nombre de Joan Jett trae a la mente una rockera fuerte, con clase y totalmente independiente, alguien que ha tenido un enorme impacto no solo como músico sino también como icono, especialmente para las mujeres jóvenes.

De niña, Jett estaba furiosa porque el mensaje que le mandaba la sociedad era que el rock de guitarras no era para ella. “La rabia de las mujeres en la música, la mía propia, provenía de que nos habían dicho que una chica no podía tocar la guitarra, así que te sentabas en la escuela con chicas que tocaban el violín y el violonchelo, a Beethoven y a Bach. La rabia venía de que no hubiera ni siquiera una oportunidad, de que te dijeran que te callaras, te sentaras y actuaras como una dama”, a lo que añadía “una vez que empiezas a lanzar mierda como esa, ¡es la guerra!”.

La ‘guerra’ de Jett comenzó a los 15 cuando cofundó las Runaways en Los Ángeles y las ayudó a convertirse en la primera banda completamente femenina en alcanzar el éxito en el mundo del rock and roll. Cuando la banda se separó, Jett formó su propio grupo y rápidamente tuvo un éxito en todo el mundo con I love Rock ‘n’ Roll, una canción tan pegadiza que es imposible no corearla…

Joan Larkin, más conocida como Joan Jett, nació un 22 de septiembre de 1958. Comenzó a tomar lecciones de guitarra a los 14 años pero es famosa su renuncia después de que su profesor intentara empujarla a tocar canciones folk. Poco después cofundó las Runaways junto a Lita Ford, Sandy West, Jackie Fox y Cherie Currie. Tocaba la guitarra rítmica, compartía, a veces, la voz principal y era la coautora de una gran parte de las canciones del grupo.

La banda comenzó a salir de gira pronto, abriendo para bandas como los Ramones, Tom Petty and the Heartbreakers y Van Halen.

El éxito de canciones como Cherry Bomb dio a la banda un gran seguimiento en muchos países, especialmente en Japón. Aunque irónicamente uno de los países que se les resistió fue el suyo propio, los EEUU. Debido en parte a esto y a discusiones sobre la dirección que deberían seguir, la banda terminó separándose en 1979.

Fueron años decisivos para Jett, como confirmó emotivamente, “Las Runaways eran muy especiales. Más allá de chicas tocando rock and roll, representó mucho para mí sobre seguir tus sueños y no dejar que dictaran cómo debía ser tu vida. Las chicas ven claramente estos roles definidos sobre lo que supuestamente tienen que ser en la vida, pero cuando yo era pequeña mis padres me dijeron que podía hacer cualquier cosa”.

Al poco de dejar a las Runaways, Jett viajó a Inglaterra, conoció a Paul Cook y a Steve Jones de los Sex Pistols, y grabó su primera versión del I love Rock ‘n’ Roll de los Arrows. Luego volvió a Los Ángeles para trabajar en una película y allí conoció al productor Kenny Laguna, con el que iniciaría una larga colaboración. Juntos grabaron el disco Joan Jett (que después fue renombrado como Bad Reputation). Incapaz de encontrar un sello que lanzase el disco, Jett siguió adelante y formó el suyo propio, Blackheart Records, logrando convertirse en la primera artista femenina que ejerció semejante nivel de control sobre la producción, la publicidad y la distribución del disco.

Fue en esta época cuando Jett sacó adelante su idea de formar una banda de acompañamiento, los Blackhearts. En 1982 Jett y los Blackhearts sacaron el disco I Love Rock ‘n Roll y volvieron a grabar el single del mismo nombre, que terminó pasando siete semanas en lo más alto de las listas estadounidenses, del 20 de marzo al 1 de mayo de 1982. Le siguieron nuevos éxitos como Bad Reputation, Crimson and Clover y I Hate Myself for Loving You y Jett y su banda pasaron a girar con bandas como Queen, The Police y Aerosmith.

Desde estos años en adelante Jett ha tocado guitarras Gibson Melody Maker, usando los tonos duros de las púas de 1.0 mm de D’Andrea Delrex Sharkfin para conseguir su distintivo sonido. En parte como resultado de esto, fue elegida en el puesto 87 de la lista de la Rolling Stone de los 100 mejores guitarristas de todos los tiempos. Repleta de múltiples pegatinas que reflejan algunas de sus creencias, es imposible imaginársela en escena sin su fustigada y característica guitarra. “Mi guitarra no es una cosa. Es una extensión de mí misma. Es lo que soy” suele decir.
El compromiso total de Jett para seguir sus pasiones, además de su creciente perfil, la llevaron a tener un papel principal, junto a Patti Smith, en el crecimiento del movimiento feminista surgido en los 90 conocido como ‘Riot Grrrl’. Esta iniciativa contracultural tuvo un impacto tremendo en la tercera ola de feminismo que desafío muchos de los conceptos establecidos hasta ese momento, incluida la idea de que el punk era solo para chicos. De esta manera, creó una nueva apertura para toda una nueva generación de mujeres.

Las bandas ‘Riot Grrrl’ son conocidas por escribir sobre una gran cantidad de tópicos que desafían, por poner unos ejemplos, el racismo, el abuso sexual o el patriarcado, además de promover el empoderamiento femenino. Dentro de este contexto Jett apoyó firmemente a la banda punk The Gits, después de que su cantante principal, Mia Zapata, fuera violada y asesinada en 1993. Las ganancias de su disco en directo conjunto fueron puestas para la búsqueda del asesino de Zapata. La publicidad resultante y los fondos para extender la investigación dieron su fruto en 2004 cuando el asesino de la cantante fue llevado ante la justicia y condenado.

Jett tiene numerosas y diversas pasiones y es una entusiasta activista en muchas áreas. Sirva como ejemplo el hecho de que, a pesar de hablar en contra de la guerra de Irak varias veces, ha continuado manteniendo su apoyo a las tropas estadounidenses tocando para ellos en múltiples ocasiones a lo largo de varias décadas.

Es también vegetariana desde hace años y apoya a Farm Sanctuary y PETA, el grupo a favor de los derechos de los animales. Su apoyo no es distante y se involucra mucho con estas organizaciones, hasta el punto de repartir panfletos al público en la calle. “Evito contribuir al daño medioambiental que la industria de la carne crea”, dice, “espero que pronto nos podamos asegurar que todo lo que hacemos es respetuoso con el medio ambiente”.

Entre sus muchas pasiones la que probablemente será su mayor legado, es su lucha para crear un espacio para que las mujeres puedan ser lo que quieran.

El advenimiento de Internet y las redes sociales, entre otras muchas cosas buenas, ha traído un nuevo nivel de opiniones instantáneas y abuso que ha creado, en particular, un entorno muy hostil para las mujeres. En este contexto, la rabia de Jett para conseguir que las chicas, en concreto las jóvenes músicas, tengan la posibilidad de hacer realidad sus sueños es tan relevante hoy como en cualquier momento.

De hecho Jett ha declarado recientemente que cree que una nueva revolución está a la vuelta de la esquina. “Creo que estamos volviendo a ese lugar fértil en el que la gente ha tenido suficiente de cómo son las cosas, lo puedo sentir. Ésas chicas están ahí, en cada ciudad, llamando a las puertas; y cuando consigan su vía de escape, va a ser como fue para mí” dice desafiante. “Una nueva generación armándose con sus guitarras y baterías y diciendo ‘¡Aquí estoy! ¡Vamos allá!'”

Ilustración: Ninkane

¡HOLA!

¿Quieres ponerte en contacto? ¿Tienes alguna duda? Rellena el siguiente formulario y te responderemos en la mayor brevedad posible.

Sending

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
o

Log in with your credentials

o    

Forgot your details?