Mariella Franco, ícono de la revolución feminista y antioviolencia

Marielle Francisco da Silva, conocida como Marielle Franco (Río de Janeiro, 27 de julio de 1979 – Ib., 14 de marzo de 2018), fue una socióloga, feminista, política brasileña y militante de los derechos humanos, y concretamente de los derechos de las mujeres negras en Brasil, priorizando el empoderamiento de aquellas mujeres negras que viven en las favelas. En este sentido, Marielle se definía como “mujer feminista, negra e hija de la favela”.
Militante del PSOL, fue elegida concejala en la Cámara Municipal de Río de Janeiro. Crítica de la intervención federal en Río de Janeiro, el día 10 de marzo de 2018 había denunciado a policías del 41º Batallón de Policía Militar por abusos de autoridad contra los habitantes de la favela de Acari.
Graduada en Ciencias Sociales por la PUC-Río, Marielle era magíster en Administración Pública por la Universidad Federal Fluminense (UFF). Su militancia en la defensa de los derechos humanos y contra acciones violentas en la favela fue impulsada después de la muerte de una amiga, víctima de bala perdida, durante un tiroteo que involucró a policías y traficantes de drogas en el Complejo de la Marea, barrio donde Marielle nació y vivió.
En 2006 integró el equipo de campaña que eligió a Marcelo Freixo para la Asamblea Legislativa. Con la elección de Freixo, fue nombrada asesora parlamentaria del diputado. Años después asumió la coordinación de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos y Ciudadanía de la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro.
En su primera presentación electoral, en 2016, fue elegida concejala en la capital fluminense por la coalición Cambiar es posible, formada por el PSOL y por el PCB. Obtuvo más de 46 000 votos y fue la quinta candidata más votada en la ciudad.
Franco fue asesinada de cuatro tiros en la cabeza alrededor de las 21:30 del 14 de marzo de 2018; también fue asesinado Anderson Pedro Mathias Gomes, conductor del vehículo en que la concejal se encontraba.La principal línea de investigación de las autoridades competentes es que su asesinato se trató de una
de una ejecución, aunque no descarta otros motivos potenciales. Sin embargo, cabe resaltar que, según investigaciones sobre la dirección de los tiros y sobre el hecho de haber otro coche dando posible cobertura a los tiradores, la hipótesis de un crimen premeditado se fortalece. En consonancia con Human Rights Watch, el asesinato de Franco se relacionó a la “impunidad existente en Río de Janeiro” y al “sistema de seguridad quebrado” en el estado. Después de ser velada en el Ayuntamiento carioca, con la presencia de miles de personas, el cuerpo de Franco fue enterrado el 15 de marzo, en el Cementerio San Francisco Xavier.
Un día después del fallecimiento de Marielle, alrededor de 50.000 personas se manifestaron en Río de Janeiro y otras 30.000 en Sao Paulo. Mientras que en la plaza de Union Square de Nueva York, el 16 de marzo, más de cien personas se concentraron para protestar y reclamar justicia por la muerte de la referente de los derechos humanos.
El 19 de marzo de 2018, miles de personas se manifestaron contra el asesinato de Marielle, en la favela de Maré, donde se crio la activista. Alrededor de 3.000 personas, recorrieron el barrio, uno de los más violentos de Río de Janeiro, para pedir el esclarecimiento del asesinato de la dirigente.
En agosto de 2018 Raul Jungmann, Ministro de Seguridad Pública, reconoce públicamente la existencia de agentes del Estado implicados en el asesinato de Marielle.

¡HOLA!

¿Quieres ponerte en contacto? ¿Tienes alguna duda? Rellena el siguiente formulario y te responderemos en la mayor brevedad posible.

Sending

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
o

Log in with your credentials

o    

Forgot your details?